¿Por qué la naturaleza nos revitaliza?

Te has preguntado ¿Por qué cuando estas en contacto con la naturaleza te sientes tan bien, revitalizado y relajado? y ¿Por qué al estar mucho tiempo en lugares cerrados o en ciudades te sientes cansado, tienes dolor de cabeza o te cuesta dormir?...En este artículo encontraras las respuestas.

Desde que comencé en este mundo del Biomagnetismo, se hizo más obvio que nunca el hecho de que en nuestra forma más simple no somos más que cargas eléctricas interactuando entre sí y dando vida a lo que, con nuestros ojos, percibimos como cuerpo humano.

Te acuerdas en el colegio cuando nos enseñaban en física sobre las cargas eléctricas? Neutrones (cargas neutras), electrones (cargas negativas) y protones (cargas positivas) que al unirse forman átomos.

Estos átomos se agrupan formando moléculas; las que a su vez se juntan para dar vida a las células que componen los tejidos y estos tejidos crean nuestros órganos…..Tal vez pienses que eres un ser individual, pero te puedo decir que en realidad eres una comunidad cooperativa de unos cincuenta billones de ciudadanos celulares, los cuales han desarrollado una estrategia para la supervivencia mutua.

Mediante la interacción de estas cargas eléctricas en tus células se mantiene un delicado equilibrio en nuestro organismo y de esta forma es posible absorber los nutrientes necesarios para sentirnos felices y saludables.

Por ejemplo, cada vez que respiramos para que nuestro cuerpo pueda utilizar el oxígeno como energía, ocurre una reacción química llamada oxidación; en esta reacción el oxígeno pierde 1 electrón o carga negativa.

El oxígeno al verse con un electrón menos se vuelve muy inestable y se convierte en lo que conocemos como Radical Libre.

Al ser Radicales y estar libres estas moléculas de oxígeno no tendrán límites a

la hora de recuperar ese electrón perdido, incluso pueden llegar desmoronar la estabilidad de nuestras células con tal de conseguir su objetivo. Al ocurrir esto se forma una reacción en cadena ya que estos radicales libres al robar electrones de moléculas estables crean nuevos radicales libres provocando envejecimiento, problemas cardiovasculares y del sistema nervioso; y afectando también nuestras emociones y nuestro bienestar mental para vivir nuestro día a día.

Mi marido, un escéptico en el tema pero ahora abriéndose a este nuevo conocimiento, me dijo:

-AH! Me estás diciendo que respirar nos mata!

-No! No quiero decir eso de ninguna manera!

En el medio ambiente todo posee cargas eléctricas, nuestro teléfono celular, el agua que bebemos, la comida, etc. Algunos poseen más cargas negativas (electrones) y otros más positivas (protones) y nuestra interacción con el medio provoca que todo con lo que entramos en contacto tenga un efecto en nosotros.

Por ejemplo, el agua en movimiento (cascadas, ríos grandes, orilla de mar) es una increíble fuente de cargas negativas, esto se explica como “El Efecto Lenard”. De acuerdo al físico Phillipp Lenard (ganador del premio Nobel de Física en 1905) cuando el agua en movimiento choca contra una superficie, la gota de agua se divide por la fricción cediendo electrones al oxígeno en el aire.

Cuando respiramos cerca de estas fuentes de agua, el oxígeno al entrar a nuestro organismo posee más electrones de lo normal, entregando las cargas (-) necesarias para revertir el proceso de oxidación, es decir, el agua en movimiento es uno de los mejores antioxidantes que nos entrega la naturaleza.

Estos beneficios que nos proporciona el agua en movimiento los podemos notar incluso cuando tomamos una ducha en casa. Esa sensación de bienestar y alivio mientras te duchas después de un día agotador es siempre reconfortante.

Por otro lado la contaminación atmosférica, el aire acondicionado o las comidas procesadas entre otras cosas, tienen una alta carga positiva, ya que perdieron sus electrones en los procesos a los cuales fueron sometidos.

Se ha comprobado que respirar un aire cargado positivamente puede producir trastornos como dolor de cabeza, cansancio, irritabilidad, angustia, jaquecas, aumento del ritmo cardiaco, reducción de la actividad metabólica, alergias (porque activan la sobreproducción de histamina) y congestión nasal, embotamiento mental, dificultad para la concentración, crisis de pánico y estrés… ¿Comprendes ahora por qué te “sientes mal”, pesado, somnoliento y falto de energía después de pasar muchas horas encerrado en determinados lugares? No lo dudes! Es muy probable que la causa se encuentre en un exceso de cargas positivas en el aire del lugar en el que has estado.

Es por este motivo que en la naturaleza nos sentimos tan bien, nos llena de vitalidad, calma nuestra mente y tiene un efecto importantísimo en la reducción de estrés, ya que las cargas negativas reducen la secreción de una hormona llamada cortisol o como los médicos la llaman “la hormona del estrés” y al mismo tiempo estimulan la secreción de serotonina o "hormona de la felicidad" .

¿Y Como vemos todo esto reflejado en nuestro cuerpo?

Una de las formas para medir el balance de cargas eléctricas en nuestro organismo es mediante el Ph (Potencial de Hidrógeno presente en una sustancia).

  • Si tu Ph esta neutro quiere decir que tus cargas positivas y negativas están en equilibrio.

  • Ph alcalino, significa que hay más cargas negativas.

  • Ph ácido, más cargas positivas.

Lo ideal es que nuestro Ph sea levemente alcalino, de esta manera, cuenta con las cargas negativas necesaria para estabilizar a los radicales libre y mantener el equilibrio en nuestro organismo.

Por ejemplo, una persona enferma de cáncer tendrá un Ph muy acido, para contrarrestar esto el organismo va a buscar los antioxidantes que necesita para combatir la acidificación tomando vitaminas, minerales y oligoelementos de nuestros tejidos y estos al carecer de cargas negativas darán paso a enfermedades crónicas, agudas o recurrentes.

Tú puedes ayudar a tu organismo a alcanzar su balance natural con una

caminata en un parque (especialmente después de una lluvia), comiendo vegetales y frutas ricos en antioxidantes (como el maqui) o con una sesión de Biomagnetismo, entregándole a tu cuerpo las cargas necesarias para lograr y mantener tu equilibrio interno y así disfrutar la vida de la mejor manera.

Espero que te haya gustado este artículo. Si quieres saber más no dudes en escribirme a pau.sanza@gmail.com o visitarme y disfrutar de los beneficios de la naturaleza en www.lafronteravallecochamo.com.

Mucho amor.

Paula Sanza R. Ingeniera Civil Industrial y Terapeuta de Biomagnetismo.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Contacto y Reservas:  
Email:  pau.sanza@gmail.com

Teléfono:  +56 9 85549033  (sólo Whatsapp o mensaje de texto)
Dirección: Camino a La  Junta  y Paso el  Leon, Quila,  Cochamó.  Kilómetro 5 

descarga_edited.png